Luna nueva en Virgo, la siembra sagrada

Si todas las lunas nuevas son lunas de siembra, las lunas de Tierra lo son especialmente. Nos invitan a conectar con la necesidad de materializar nuestros anhelos. Pero a menudo no resulta tan fácil saber qué es lo que realmente queremos. De hecho, cuando se materializa algo que nos parecía importante, nos damos cuenta al lograrlo que no era ni tan maravilloso ni tan importante.

Por eso la luna en Virgo nos invita primero a conectar con lo esencial. Con la pureza. Con la Diosa.  Es probablemente el signo peor explicado del zodíaco con diferencia…

Para empezar, su condición de Diosa entre tanto arquetipo masculino parece que la ha relegado a un segundo término. Sí. También la Astrología es Patriarcal. Y mucho. Una Diosa que era nada menos que Isis en Egipto, Isthar en Babilonia, Astrea en la mitología griega y Ceres, diosa de la cosecha, para los romanos.

Hija de Zeus, portadora de sus rayos y de la balanza de la ‘Justícia’…O suena?… ah pero no era Libra el arquetipo relacionado con la Justícia?… Pues aquí tenemos la primera confusión. La Pureza tenía que pasar por el ‘contrato libriano’ para convertirse en ‘la mujer legal’, en la esposa… Dejar de ser Diosa para ser la ‘servidora humana’.

Pero Astrea, la Diosa, la Isis, baja a la Tierra para perfeccionar lo humano. Para sublimarlo. Para elevarlo y despojarlo de todo artificio.

El mito de las Vestales, está también relacionado con esta segunda parte del mito virginiano. Son las Sacerdotisas en un mundo donde solo los hombres pueden acceder al sagrado oficio de intermediar entre Dioses y humanos. Ellas son preparadas e iniciadas desde niñas para dedicar sus servicio al sacerdocio, al cuidado. Son las magas, las sanadoras, las guardianas del sagrado femenino. Vestidas de blanco, con túnicas y velo que les cubren desde el pelo hasta los pies… Os suena de algo?. Pues sí, el catolicismo toma de ellas el relato que encarna también el arquetipo de la Virgen Maria.

Así que si hay una luna de siembra poderosa, es sin duda la Luna nueva en Virgo. Lo reúne todo. La fuerza femenina lunar. El poder de la Diosa. La magia. La capacidad de conectar con lo esencial, con tu divinidad, con tu sagrado femenino, seas hombre o mujer. Con tu poder manifestador, con la alegría del servicio… Piensa si aquello que quieres manifestar es solamente tuyo o en realidad, le pertenece al mundo. Lo mejora, lo hace más bello. Más auténtico. Más puro.

Sí, también es una luna para limpiarse, para purificarse, para ordenarse, por dentro y por fuera, para perfeccionarte… Pero no te limites al tópico. El Sagrado femenino que contiene Virgo ve mucho más allá. Aprovéchalo. Siente en cada poro de tu cuerpo la divinidad. Recuerda cuantas combinaciones imposibles en la cadena de ADN han tenido que darse desde la creación, para que tu estés vivo hoy, aquí y ahora. Si lo piensas… es un auténtico milagro. Agradécelo y honra la Vida que te ha sido dada.

Feliz siembra sagrada.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s