Archivos

Luna llena en Capricornio: Permiso para sentir

 

Ciryl Rolando surreal fantasy illustration

 

Y tras el Solsticio tenemos la primera luna llena en el signo de Capricornio. Este eje, Cáncer-Capricornio simboliza la Puerta del hombre (Cáncer) y la Puerta de los Dioses (Capricornio). El orígen y nacimiento versus la culminación del logro humano… Ese logro nos lleva a menudo a hacer renuncias, a dejar atrás ciertos anclajes emocionales, a romper el cordón umbilical, si queremos llevar adelante nuestra misión.  Es natural y tiene que ver con el proceso vital del ser humano.

La cuestión es… ¿merece la pena ese ‘objetivo’ que te has propuesto?. ¿es realmente el tuyo? o estás cargando con mochilas pesadas e innecesarias que das por sentado que te pertenecen?… Esta luna es una muy buena ocasión para replantearnos ese tipo de cuestiones porqué además Saturno, regente de Capricornio, la acompaña.

El señor del Karma y Dios del tiempo, manifestador y examinador, se encuentra en posición retrógrada haciéndonos revisar nuestros pasos, mostrándonos quizás nuestras limitaciones y haciéndonos replantear la estrategia para alcanzar nuestras metas.

Pero hay mucho más que eso… La Luna siempre nos habla de nuestro mundo emocional inconsciente y en Capricornio esas emociones están contenidas, prácticamente castradas… Mientras que el Sol en Cáncer opuesto nos habla sobretodo de sentir. de dejarnos fluir a través de ellas, de conectar con nuestra parte más sensible y vulnerable.

Así que la cuestión es encontrar ese equilibrio entre sentir, seguir la intuición, lo que el corazón te dice y basarte en ella  para dirigirte y acceder a tus metas. Por tanto el secreto es ‘darse permiso para sentir’. Algo que le resulta de gran dificultad a los nacidos con luna en capricornio.  Se antepone el ‘deber’ al querer, y eso siempre supone un ‘sacrificio’ que desde la conciencia ya no debe ser un valor si queremos avanzar.

Con Plutón también en Capricornio retrogradando es como si todo el cielo nos estuviera pidiendo que soltemos las viejas estructuras internas, mentales y emocionales, que nos permitamos re-construirnos de nuevo. Conectar con quien somos de verdad, indagando en ese orígen (Cáncer)para descubrir e iluminar desde el Sol  todo lo que nuestros ancestros y memorias han podido legar en nosotros, y tomar de ellos toda la fuerza…  pero no su carga… Averiguar si eres quizás gemelo solitario, y  poder entender así ese eterno sentimiento de Soledad tan afín a lo capricorniano…

Madurar, crecer, es eso. Es responsabilizarnos de nuestras emociones. Esta Luna en Capricornio también nos da esa oportunidad.  Ser vulnerables sin ser víctimas.

Darse Permiso para sentir, para abrazar lo que llega… para soltar lo que pesa demasiado y llegar más ligero a la meta. Recordando que la Meta no es otra cosa que el propio camino.

 

 

 

 

Anuncios

Luna llena Sagitariana: El Maestro eres Tú

 

 

 

La energía de Sagitario se asocia al Propósito y a la Prosperidad. Dos palabras con la misma raíz… Y es que una se da como consecuencia de la otra. Es cuando nos alineamos con nuestro propósito que llega la abundancia. Entendida como fluidez, no solamente como un tema puramente financiero.

Pero para llegar a nuestro Propósito primero tenemos que saber quién somos. Es un proceso de desaprender. De quitar capas y capas de programación inconsciente, de fidelidades ocultas, de memorias de heridas y abandonos. Ese es el trabajo del signo que precede a Sagitario, Escorpio.

Y hablo de él porqué esta Luna llena en Sagitario nos remite a su regente Júpiter. Que está desde Octubre pasado en Escorpio y en estos momentos en fase retrógrada… Es decir, invitándonos a revisar de nuevo aquellos temas ocultos en nuestra psique que no pudimos sacar a la luz hace unos meses. Ahora tenemos una nueva oportunidad.

En esa búsqueda de la Verdad sagitariana a veces nos perdemos intentando encontrar respuestas que siempre estuvieron dentro, pero que no eran accesibles a nuestra conciencia. Y tendemos a poner fuera los maestros, los gurús, las técnicas… Así que la búsqueda nunca llega a su fin. Porqué el maestro eres Tú. Tu propia experiencia vital te lleva a ser ‘auto referente’. No hay una Verdad para todos. Cada uno tenemos nuestra Verdad interior, única y universal a la vez.

Desde Géminis, su opuesto, el Sol se ríe de nosotros diciendo ‘La vida es un juego, no te la tomes tan en serio.  Permitete actuar en el teatro de la vida y juega tu rol. Nunca has sentido que a menudo el universo te gasta ‘bromas’?.. a veces incluso pesadas?… Yo a menudo digo que el universo ‘se descojona’ de nosotros.. tengo esa sensación ante determinados sucesos, sobretodo cuando hacemos planes y se desmontan de la forma más inesperada. Así que nos toca hacer ejercicio de adaptabilidad, eso que Géminis domina con maestría.

Ese equilibrio entre la flexibilidad geminiana y su capacidad de cambiar de opinión (de Verdad) frente a la asertividad Sagitariana que quiere anclarse en una sola idea, forma parte del juego de la Vida. Como en todos los opuestos, siempre hay un punto de conexión. Ambos comparten la Alegría. Esa energía fundamental e imprescindible para co-crear y para sintonizar la abundancia infinita del Universo.

Por supuesto que alinearnos con el Propósito requiere encontrar una verdad interior que sostenga el sentido de nuestra existencia. Pero no es menos cierto, que ese propósito muta su forma durante nuestra vida y tenemos que ser capaces de adaptarnos, de soltar y cambiar de dirección cuándo es necesario. Cuántas vidas vivimos en una sola existencia? O como se dice a menudo.. Cuántas vueltas da la vida! Eso lo vemos a menudo en las lecturas de las  Cartas natales. Una misma fórmula puede expresarse de mil formas distintas…

Júpiter en Escorpio nos va ayudar a hacer ese proceso de limpieza y reciclaje. A soltar lo que ya no necesitas en esta etapa de tu vida Ahora. Y quizás no resulta fácil admitir que lo que en algún momento fue una ‘verdad’  inamobible, ahora deja de tener sentido. O que esa verdad no era tan tuya como creias…

Esta lunación lleva además una carga especial y muy poderosa. El Sol estará alineado con la estrella fija Aldebarán y la Luna con Alcyone (centro de la Galaxia)… Así que los movimientos previos y posteriores a esta Luna llena no van a pasar desapercibidos. Y por supuesto vamos a ver en lo colectivo movimientos importantes (que ya se han iniciado esta semana en la vida política española)

Vibrar alto para volar alto. Enfocar asertivamente sabiendo que nuestro propósito está allí esperando que hagamos ese viaje interior para recoger frutos abundantes.

Feliz viaje…

Urano en Tauro, la Nueva Tierra.

 

Hace 84 años desde que Urano estuvo en Tauro por última vez. Así que la mayoría de nosotros no ha vivido esta expresión energética a nivel individual. Pero sí sabemos la Historia de los acontecimientos que se vivieron entonces en lo colectivo. 1934- 1941. Pasaron muchas cosas y muy importantes. Segunda Guerra mundial, Nazismo. República y posterior Victoría del Fascismo en España, Italia…  Hoy estamos viviendo muchos ‘dejà vu’ colectivos del tipo de energía que mostró  aquellos tiempos. Por fortuna, la expresión arquetípica de la energía depende del grado de conciencia humana. Así que con todo lo aprendido, esperemos que este nuevo ciclo se muestre muy distinto.

No hay más que mirar la foto para entender la ‘dimensión’ de Urano en relación a la de la Tierra. Un gigante gaseoso y frío cuyo arquetipo mitológico es el de quien fué Dios del Cielo,   hijo y esposo de Gea (la Tierra),  posteriormente castrado y vencido por Saturno quien pasó a ocupar su lugar como Dios del Tiempo (Cronos). Ambos Urano y Saturno, son regentes de Acuario.

Su descubrimiento se produjo poco antes de la Revolución francesa. El sincronismo de lo que la conciencia humana muestra al mismo tiempo que se ‘descubre’ un planeta, nos relata la expresión del mismo. Como es arriba, es abajo.

Alexandre Delofeu, filósofo de principios del s. XX  con su Matemática de la Historia, y más recientemente Greg Braden en su libro El Tiempo Fractal, han desarrollado lo que la Astrología viene diciendo hace milenios. El ritmo de los tiempos y su expresión en la Tierra, los ‘hechos’, ciclos, momentos importantes para la historia de la Humanidad coinciden con los tránsitos de los planetas sociales y trans-personales, Estos últimos, llamados los ‘Dioses del Cambio’, a los que pertenece Urano conforman nuestra historia colectiva a través de esa Matemática de los ciclos.

Desde el 2011 hasta hoy, Urano inició un nuevo ciclo al entrar en Aries. Y hemos visto desde la explosión de Fukushima a las revoluciones árabes, el nacimiento de nuevas monedas virtuales, el 15-M en España, o el movimiento secesionista y republicano en Catalunya. La irrupción de Urano en Aries ha iniciado movimientos con aires de cambio pero también las resistencias más polarizadas del ‘stablishment’ que se resiste a cualquier intento de dejar atrás lo viejo y obsoleto.

La expresión de esta entrada en Tauro dependerá  de la conciencia individual y colectiva. Las ‘repeticiones’ nunca son exactamente igual, afortunadamente…  Pero es innegable que estos Dioses del Cambio marcan los tiempos de evolución humana. El dicho popular de ‘el hombre propone y Dios dispone’. Son movimientos que atraviesan nuestros deseos personales o egoícos. Van mucho más allá del pequeño ‘yo’.

El 14 de Mayo no solamente entra Urano en Tauro sino que además  tendremos una luna nueva muy especial… Una semilla de siembra realmente nueva. El signo en el que se produce nos trae oportunidades preciosas para transformar nuestra relación con la Tierra y con el trato que le damos… Y no será extraño ver erupciones volcánicas, terremotos, y catástrofes varias. Porqué Gaia nos pide a gritos que de una vez por todas la respetemos y  la honremos. Urano da ‘sacudidas’… Así que con él hay que esperar lo inesperado.

Y qué nos va a pedir este gran gigante del Cielo ?

Re-evolucionar la alimentación tomando conciencia de toda la toxicidad que permitimos al consumir.  Re-evolucionar las fuentes energéticas, optando cada vez más por las energías renovables. Re-evolucionar la Economía, buscando un equilibrio que está ahora mismo completamente fuera de lo sostenible. Re-evolucionar también la expresión del Arte, y revisar los patrones de Belleza, rompiendo ya de una vez con ciertos standards irreales y/o sexistas Re-evolucionar el cuidado que le damos al cuerpo.

Venus va estar muy implicada esta entrada uraniana a Tauro, ya que como regente también nos va a empujar a revisar nuestros valores y prioridades. Y es tiempo también de restaurar la feminidad tanto tiempo exiliada y excluida, maltratada y abusada.  Ese el trato que se la ha dado también a la Madre Tierra.

Creatividad y Liberación. Eso nos pide Urano. Soltar lo antiguo, lo que ya no sirve. Deshacernos de las cadenas.  Abrirnos a lo nuevo. Permitir que el ingenio se muestre. Soltar patrones obsoletos. Abrirnos a lo inesperado permitiendo fluir lo que llegue. Y materializar los cambios. Eso nos pide Tauro. Llevarlos a la Tierra. Que no queden en ideas gaseosas y abstractas, que se hagan realidad, que se materialicen.

Urano nos saca de la zona de confort. Es la fuerza del rayo que puede partirnos por la mitad, o iluminarnos. A más resistencia al cambio, más dolor. A más apertura, más fluidez. Él es quien mejor simboliza la frase ‘Lo único permanente en el Universo es el Cambio’. Nos atrevemos ?

Welcome to the New Earth.

 

 

Luna llena en Escorpio 2018. Morir para renacer

Dice la leyenda que fue durante la luna llena en Escorpio, Sol en Tauro, cuando el Buda nació, se iluminó y dejó su cuerpo a los 80 años. Cada año se celebra esta lunación como la Luna de Wesak. Es un día sagrado para los Budistas del mundo enitero.

La Vida, la Iluminación y la Muerte en un mismo eje. Sol en Tauro, Luna llena en Escorpio. No es una luna llena más… Es quizás la más poderosa del año.

El mensaje que nos dejó el Buda fue que todo dolor surge de la mente, del deseo y del apego. Cuando somos capaces de trascender eso, entendemos que la vida continúa más allá de nosotros mismos. De nuestra identificación personal. Él estaba encerrado en un palacio protegido del dolor, de la oscuridad, del sufrimiento, de la muerte… La sobre-protección que habían diseñado para que no descubriera nunca que había al otro lado de las cortinas de seda y las comodidades de la vida placentera y mundana no sirvieron sino para despertar su búsqueda.

Teniéndolo todo, el príncipe Sidharta no era feliz. Sentía que le faltaba algo… Algo que quiso descubrir por sí mismo. Y así se aventuró a escaparse de esa jaula de cristal para ver con sus propios ojos toda la fealdad del mundo. La enfermedad, el sufrimiento, la muerte.

Y eso provocó en él una fuerte sacudida. Tomó conciencia de la Inpermanencia. O dicho de otro modo, de nuestra mortalidad. Si nada es para siempre… de qué nos sirve encerrarnos en esa jaula?.. Si todo es perecedero y mortal, para qué acumular riquezas? Si nada de todo eso nos podrá acompañar en el último viaje ni nos evitará el final que es el mismo para todos, qué puedo yo hacer para no sentir el dolor de la pérdida aún antes de que esta llegue?.

El eje Tauro-Escorpio nos habla precisamente de eso… Del difícil equilibrio entre disfrutar de la vida, de su belleza, de sus placeres, de lo terrenal y cotidiano sabiendo que estamos aquí de paso. Que negar que todos tenemos un tiempo limitado en la Tierra es esconderse en una jaula de cristal. Esa jaula de cristal es el materialismo idolatrado casi como una religión en los últimos años. Comprar, consumir, distraerse con lo que sea, con tal de no mirar con cierta profundidad la evidencia de la muerte como destino final.

No hay pedagogía de la muerte. No se habla sobre ella. Es un tema tabú. Es el eje escorpiano. Nadie quiere asomarse al dolor. Es mejor la distracción, el apego al personaje, a lo banal, a lo superfluo. Es la filosofía del ‘mejor no pensar’. O el funeral-expres que se ha acomodado en nuestra sociedad hiper-materialista. Los muertos hay que quitarlos de en medio cuanto antes mejor. Ni siquiera se da el tiempo necesario para despedir con conciencia, para hacer un duelo digno. 24 horas y al hoyo. Mirar a la muerte incomoda mucho…

Y así vivimos como sino fuéramos a morir nunca, malgastando nuestro tiempo, dejando escapar oportunidades, postergando, procastinando (que ahora está muy de moda la palabrita), viviendo personajes que no somos, actuando en automático, dejando el tiempo pasar..

Los que hemos tenido un contacto muy cercano con la muerte a través de pérdidas importantes sabemos lo precioso que es el tiempo del que disponemos. Lo Urgente que es Vivir…

Y Vivir es arriesgarse, es salir de la zona de confort, es atreverse a caerse y levantarse una y otra vez. A exponer las heridas aún a riesgo de que se vuelvan a a abrir. Es aceptar la propia vulnerabilidad sin apegarse a ella.

La Luna llena en Escorpio no solamente nos invita a dejar morir algo que ya no no sirve y a sacar a la luz aquello que escondemos por miedo a ser dañados, la luna en Escorpio es el Desnudo emocional. Este eje nos habla de ser capaces de llevar a la luz nuestro dolor y nuestras heridas para mirarlas cara a cara, para soltar los auto-engaños, las mentiras, y los cuentos de hadas que nos hemos explicado acerca de nosotros mismos. Disfrutar de la Vida aquí y ahora (Tauro) sabiendo que nada es para siempre (Escorpio), por tanto, sin apegarnos a nada ni a nadie.

Atiende lo que la vida te trae en este momento… y vívelo! atrévete aunque al final resultes herido porqué ninguno de nosotros va a salir con vida de esta aventura.

Hace 6 meses, con la luna nueva en Escorpio del pasado mes de Noviembre quizás plantaste una semilla de intención… Ahora recoges esos frutos. Sean los que sean, abrázalos, míralos, y si son dolorosos agradécelos porqué algo en ti se ha transformado. Júpiter está en Escorpio para ayudarte a poner luz en esa sombra que quizás hasta ahora no ha sido accesible para ti. Y si te abres a la posibilidad, te brinda herramientas para que puedas acabar de eliminar esa historia. Iluminar para eliminar….

La Iluminación de Buda llegó al descubrir que en realidad del mismo modo que nada vive para siempre, tampoco hay nada que muera para siempre. Porqué la muerte no es lo opuesto a la Vida, sino su continuación.

La Vida no tiene opuesto. Y el opuesto de la Muerte es en todo caso, la encarnación, el nacimiento, pero no la Vida. La Vida siempre continúa. Quien muere una y otra vez es el Ego, el personaje, aquel con quien tanto nos identificamos. Nuestra historia, nuestra biografía… La Vida va mucho más allá. Esta es una más de tantas. Lo creas o no.

El Ego muere a cada cambio, a cada transformación… El apego es precisamente la resistencia a que algo muera. Pero la mariposa está al otro lado de esa muerte, de ese cambio… Sin cambio sólo hay oruga… Al otro lado del dolor, espera tu mariposa. Abrir o no las alas es opcional…

Feliz Wesak.

Luna LLena en Libra 31 Marzo 2018

Resultado de imagen para LUNA LLENA EN LIBRA

La Luna en Libra nos recuerda que somos seres relacionales. Nos muestra el espejo en el otro y nos recuerda la necesidad de sentirnos amados, aprobados, considerados por alguien.

El ser humano no fue creado para vivir en Soledad, y la necesidad de compartir es inherente a nuestra psicología y emocionalidad. La Luna en Libra es esa relación con el otro, la vinculación con la pareja, la búsqueda del complemento perfecto.

Nos sintoniza con la dualidad y nos invita a recordar que no hay relación perfecta porqué nosotros no los somos. Su aprendizaje tiene que ver con el amor y el compartir, con el dar y el recibir, con el equilibrio en la relación… Por tanto también con los límites sanos y necesarios respecto al otro. Eso nos recuerda la balanza libriana.

Sin embargo no podemos dar lo que no tenemos.

Sino nos amamos a nosotros mismos, cómo podemos amar al otro?

Ese falso amor se convierte entonces en dependencia, en apego, en necesidad… Buscamos afuera quien nos llene nuestro propio vacio sin hacernos cargo de nuestro propio cuidado. Reclamando al otro lo que ni nosotros mismos podemos darnos.

La Luna en Libra nos recuerda que cualquier relación debe ser entre iguales, dónde cada uno respeta y acepta al otro tal y como es. No cómo quisiera que fuera. De tu a tu. Compartir sin imponer. Entregar y recibir en armonía.

La Luna no es el Sol. La Luna es emoción, es el niño interior, es nuestra vulnerabilidad, nuestra supervivencia emocional.

Y en Libra nos recuerda lo difícil que es sobrevivir emocionalmente en Soledad. Pero cuando lo has hecho, cuando has podido finalmente cuidar y atenderte a ti mismo, entonces, y sólo entonces, estás preparado para dar lo mejor de ti al otro y para recibir en la misma medida.

El espejo nos devuelve a menudo nuestra propia sombra no reconocida. Cuándo nos sentimos heridos o maltratados debemos preguntarnos porqué hemos consentido llegar hasta ahí, cuanto desamor hacia nosotros mismos hemos cultivado para no haber puesto los límites necesarios.

Por eso el opuesto y complementarios de Libra es Aries. La Autoafirnación versus la negociación.

Si no sé quién soy, desde dónde voy a relacionarme con el otro ? Sino me valoro a mí mismo, como me va a valorar el otro?

Cuidemonos, amémonos, primero a nosotros mismos, cada uno individualmente, para desde ahí poder relacionarnos entre iguales.

Es Urgente aprender a amar. En lo personal y en lo colectivo.

LaVida es una auténtica obra de arte, la música y la danza la pones tu.

Luna Nueva en Piscis: Desde el Vacío

 

El próximo Sábado 17 se produce la próxima luna nueva en el grado 26 de Piscis, decanato Pisciano también. Con Neptuno y Quirón acompañando ese encuentro entre Sol y Luna. Entre consciente e inconsciente…Aunque hablar de consciente con Piscis es en si una paradoja.

Es difícil encontrar palabras cuando tenemos que hablar de lo  pisciano porqué su lenguaje es el de las emociones, el imaginario, el abstracto, el todo y la nada al mismo tiempo. La palabra en sí misma, ya es parcial y por tanto fragmentada…

Todos tenemos una herida pisciana. Esta luna nos habla del dolor que nos provoca el propio hecho de nacer, separarnos de la fuente original de donde provenimos para encarnar en algo individualizado y único.

Nos habla del imaginario que necesitamos armar para sobrevivir emocionalmente a ese dolor de sentirnos abandonados.  Y ese dolor no tiene fondo ni final. Es un vacío irreemplazable e infinito. La realidad material nos muestra a cada momento lo terrible que puede ser esa separación del origen y  la añoranza de esa vuelta al hogar que provoca  el sentimiento de abandono, de estar perdido, de no encontrar consuelo en la Tierra.

Es el niño que crea un mundo imaginario de cuentos de hadas, de luz y de color,  que intenta evadirse de una realidad inefable y  dolorosa: El sufrimiento humano.

Sin embargo, el auto engaño es pensar que la evasión, la huida del dolor, va a ser  un camino válido para dejar de sentirlo. En lugar de eso, esta luna nueva nos invita a sumergirnos en la herida para conectar con nuestra humanidad perdida. Para iluminarla, para conectar con la capacidad de sentir nuestro vacio. Porqué solo desde allí podemos construir y crear una nueva realidad.

El Vacío es de donde provenimos. Es allí donde se concentra todo. Como explica  Nassim Haramein  la estructura y las dinámicas de lo que constituye el 99,99999999999% de lo que vemos ahí fuera. El vacío no está vacío, está lleno de energía, infinitamente lleno de energía. Y es desde ahí, desde dónde nace todo lo creado.

Reconocer nuestro propio vacío y hacernos cargo de él no es nada fácil. Cómo no lo es soltar esa herida de separación del origen. Estamos programados para llenarlo. Buscamos personas, situaciones, ideas, elementos que nos hagan creer que podemos cubrirlo. Es como poner diques al mar.

Sin embargo el reconocimiento de nuestra propia vulnerabilidad y de nuestra condición humana, el sabernos gotas de ese océano, sí nos permite re-conectar con esa esencia atemporal nuestra. La Trascendencia como cura.

Una luna nueva es una oportunidad nueva. Un campo por sembrar. Un obertura al campo cuántico desde dónde iniciar una nueva creación. Esa creatividad pisciana  divina que vive en nuestro interior, y concretamente en el vacío que se aloja en nuestro corazón.

Así que esta luna nos da la oportunidad de entregar nuestra herida al Universo, al infinito, al Orígen, al útero universal de donde provenimos. Una ocasión para reconocer y abrazar a nuestra alma valiente que decidió un día atravesar ese umbral de la nada para encarnar como humanos. Y a través de ese espacio del corazón, sentir cual es nuestra contribución a este mundo material.

Es tiempo de inspiración, de conectividad, de saber que no estamos solos del mismo modo que una gota no está aislada del océano. Tiempo de permitir que tu creatividad sirva para hacer de este mundo un lugar mejor. Tiempo de entregar tu herida y nacer de nuevo, crear de nuevo. Tiempo de cerrar, de finalizar un ciclo para re-iniciarte desde el origen, sin mochilas del pasado. Sin victimismo. Aceptar no es renuciar. Soltar no es claudicar. Es más resetear nuestro mundo emocional para auto-sostener cada uno de nosotros nuestro propio vacío.

 

Resultado de imagen de la salida es hacia dentro